sábado, 23 de octubre de 2010

El universo holográfico. La ilusión. Nosotros

Mucho se está hablando por estos días de la realidad como una proyección holográfica de nuestras mentes. Esta idea es buena, adecuada al momento, pero inexacta.
Por otro lado conocemos ya desde la película "Matrix" la idea de una fuerza superior que nos mantiene ilusionados, atrapados en el universo holográfico, vaya a saberse con qué propósito.
¿Cuál es la realidad? ¿Qué papel jugamos nosotros?

Como explicamos en la entrada anterior, tenemos básicamente tres poderes: desear, pensar y sentir. Todo empieza por nuestros deseos. A partir de ellos, con nuestro pensamiento elaboramos ideas. Estas ideas de un modo u otro terminan materializándose (ya explicaremos esto a su debido tiempo). Finalmente, al relacionarnos con el mundo exterior "sentimos" experiencias más o menos placenteras. Y ése es nuestro verdadero objetivo. En el fondo somos todos hedonistas. Incluso el estoico, es simplemente alguien que ha quedado atrapado en un rincón del laberinto holográfico. Al verse sin salida, decide "soportar" lo que venga, pero en su interior el deseo es de disfrutar.

Es por eso que los grandes maestros orientales nos advierten contra el "disfrute de los sentidos", no por el disfrute en sí, sino por pretender hacerlo de manera "separada". En otras palabras, "egoísta". Hoy en día abundan esas falsas filosofías o religiones que nos dicen que simplemente debemos desear intensamente y que el universo nos dará todo lo que queramos. Eso no es así: el deseo conjunto de "la entidad viviente" total es más importante y más poderoso que el deseo de una entidad viviente particular. En la medida que nuestro deseo armonice con el deseo total, entonces se cumplirá, en esa medida.

El problema para nosotros es que no hemos aprendido cómo armonizar nuestro campo total de deseos. El modo de hacerlo es muy sencillo: tan sólo hay que encontrar nuestro "centro". Ésta es una tarea totalmente individual. Cada quien debe buscar hasta encontrar su centro. Encontrar el centro significa reconocer a una persona a quien escucharé. Porque todo comienza por ahí: escuchar. Escuchar significa abandonar la postura orgullosa de "yo ya lo sé" y "yo puedo hacerlo solo"...

Los científicos están descubriendo la naturaleza holográfica del universo, pero además, están haciéndolo porque quieren controlar el universo. Ellos aún están en plan de lucha: lucha contra la naturaleza misma. Pero no es ésa la actitud que necesitamos ahora, sino otra: debemos abandonar la infantil idea de independencia. Somos todos interdependientes, los unos de los otros. Yo no puedo satisfacer mis deseos de disfrute de manera individual, siempre necesito de otros. Incluso la perspectiva de "voy a satisfacerme" es incorrecta, porque es egoísta. Es por eso que en una entrada del año 2008 escribí:

"Verdadera felicidad significa saber disfrutar de la felicidad del otro".

No soy YO, somos NOSOTROS.

2 comentarios:

Luis dijo...

El Universo y yo somos la misma cosa. Soy parte del Universo y no puedo escapar de eso. El hombre es parte de la Naturaleza.
El concepto "La Naturaleza y yo" es absurdo. Somos parte de la Naturaleza, como la hormigas y los planetas.
Saludos

Nadie (das) dijo...

¡Hola Luis! ¡Gracias por tus comentarios!
Maravillosa visión: "somos parte...". Sí, de eso se trata: vivir en armonía y en cooperación.
Nos vamos entendiendo :D